Gobierno de Chile

Caso de éxito: Atacama Hostel

Foto Inicio_Caso_de_exito.2

  • Para contar con mayor orden, con una guía importante y con una manera de atraer a más chilenas y chilenos, y así ellos conozcan el concepto de hostel, este alojamiento es parte de los casi 500 servicios que son parte del turismo con calidad certificada en el país.

“Fue un aporte aplicar la certificación en el hostel, para tener claro las distintas cosas, y además te dejan tranquilo también, como, por ejemplo, con el tema de las salidas de emergencia. Antes no teníamos todas esas cosas formalmente, entonces súper bien”, explica el dueño del Atacama Hostel, Claudio Kovacevic. Quien agrega, “sirve para saber además que tu negocio anda bien, y si pasa algo es un tema accidental”.

El Atacama Hostel es una alternativa de alojamiento en Santiago, el que cuenta con dormitorios compartidos y con habitaciones y baño privado. Este alojamiento tiene la categoría de hostel turista desde agosto del año 2011, ya que cuenta con calidad certificada, y a la fecha ha cumplido con todo lo requerido para mantener el Sello de Calidad Turística, de acuerdo a lo que indica la norma técnica correspondiente.

Para poder obtener la certificación de calidad, este hostel hizo varios cambios, y así pudo cumplir con los requerimientos de la norma, como por ejemplo, contar con agua caliente en los lavamanos. Todo lo que ha ido en beneficio de las y los turistas que se van quedando en el lugar.

Claudio explica cómo ven la certificación, “nos sirvió mucho para ordenarnos, porque habían varias cosas que no habíamos considerado. Veíamos el día a día. Imagínate que estamos del año 2007, y en esa época había bien pocos hostels por acá. Nos tocó como el comienzo, y a los 5 o 6 meses esto era un boom. Teníamos todo el día lleno. Entonces, con un negocio que funciona las 24 horas, uno no está preocupado de tener cosas. Y antes no había nada que nos guiará”.

Si bien Claudio cuenta que no buscaban más clientes al tener un sello de calidad, le encantaría que más chilenos y chilenas fueran al hostel. “De hecho, ese fue el pensamiento. El mercado chileno es súper interesante en los hostels, porque aún no lo conocen tanto”, comenta.

DSC_5724.2La mayor cantidad de turistas que recibe el Atacama hostel son de otros países, como el francés Mathieu Lacaze, quien llegó a Chile por trabajo y que vivió en el hostel unos tres meses. “Está muy bien situado, la gente es muy simpática, siempre ayudan mucho, e incluso son como amigos y amigas. Es como mi hogar ahora, porque cuando necesitamos algo nos ayudan, nos dicen qué hacer y a donde ir”, cuenta el francés. Quien agrega, “hay unos días de la semana, donde hacemos cenas, se pasa bien y conocemos a más gente”.

No sólo llegan extranjeras y extranjeros a este alojamiento, también se hospedan algunos nacionales que vienen de regiones por su propia cuenta o por convenios con empresas. “Les encanta”, dice Claudio. “Hoy tengo a muchos clientes de empresas que mandan a su gente acá, como ejecutivos y ejecutivas, gente joven, ya sea por capacitaciones u otras cosas. Siempre vienen, y empiezan a darse los datos, porque es mejor venir acá, ya que pagan un poco menos, en vez de estar en un hotel encerrado, y además aquí pueden compartir con gente. Imagínate, conocen a extranjeros y a gringas. Entonces lo pasan bien. En eso pienso que el Sello de calidad nos puede servir”, explica el dueño del Atacama Hostel.

En cuanto a la continuidad de tener el Sello de calidad, Claudio relata que ellos lo mantienen, porque les ha servido mucho. “Es por un tema de orden mío. Como tengo otros negocios, no estoy tanto acá. Entonces si alguien me aprueba lo que estamos haciendo, significa que sí estamos bien. Va por allí. Para ordenarnos”, enfatiza.

Además del orden, la certificación ha sido una guía importante para Claudio, ya que según él, antes no tenían nada. “Yo abro un restaurante y me puedo guiar. Acá era súper enredado. Era todo súper complejo. Aprendimos a funcionar un negocio que andaba solo”, comenta.

El Sello Q de acuerdo a la experiencia

DSC_5691.2Al consultarle a Claudio, sobre cómo hablarle sobre la certificación a un empresario o empresaria que aún no la conoce, puede pensar que esto se puede explicar, pensando en varios perfiles de prestadores. “Para algunos es re complicado hacerle entender que esto va a ser para mejor. O sea, van a ser medios porfiados, ya que te dicen que llevan años haciendo esto. Sobre todo en regiones puede ocurrir aquello. Al decirles lo del Sello de Calidad Turística, te pueden decir que sí, que lo van a implementar, pero a medida que tienen que hacer distintas cosas, va a costar”, piensa Claudio. Quien agrega, “yo soy un ingeniero comercial que nunca tuve que ver con un tema turístico, y lo veo por otro lado. O sea, esto a mí me ha significado mejor gestión, mejor ordenamiento, mejor todo. Mejor forma de tratar a mi recurso humano, que es la gente. Es un sinfín de cosas, que te va entregando lo que te indica el papel. Es lo que te dicen los requerimientos de la certificación, que si los cumples, te tranquiliza a ti un poco más”.

Para Claudio la administración de su tiempo es vital, tema donde la certificación ha sido clave, ya que le ha permitido más movilidad. “Te empiezas a dar de apoco cuenta que si ya la gestión se está haciendo bien, si ya tienes la gente bien, si ya cuentas con un sello de distinción, etc, etc, no tienes por qué estar ahora tú 100% acá”, cuenta.

De acuerdo a la experiencia del Atacama Hostal, Claudio recomienda certificarse y ser parte de los servicios turísticos que cuentan con el Sello Q. “Yo lo recomiendo por un cuento de que te da tiempo y te permite una gestión más ordenada de tu negocio. Absolutamente”, recalca.

Claudio cuenta que le ha tocado que le han preguntado si es que vale la pena certificarse. “Y sí, hay que hacerlo. Si bien muchos y muchas lo hicieron, porque esto es como una rueda. O sea, yo lo hice, porque éste lo hizo, porque éste otro lo hizo, y así. Otros lo van haciendo, porque hay que hacerlo. Es cierto que ha costado un poco”, analiza. Claudio es uno de los directores de ChileSertur, asociación gremial del sector turismo, donde dice que en general todas y todos los socios cuentan con el Sello Q de calidad, por un tema de ir creciendo juntos. “Si yo soy socio de esta asociación y no estoy con el Sello Q, chuta estoy mal”, enfatiza.

 

facebook
twitter