Gobierno de Chile

Los puntos claves del manejo de la oferta turística latinoamericana

 

  • No sólo en Chile se trabaja para contar con una oferta turística formal, otros países vecinos también tienen sus propios sistemas. Aquí puedes ver el funcionamiento de la realidad internacional de cómo otros países de América Latina efectúan el sistema del registro de su propia oferta turística.

Para marcar una diferencia positiva en turismo y que Chile se convierta en un destino seguro y confiable, el Servicio Nacional de Turismo ha realizado variados esfuerzos para contar con una industria formal, ordenada y transparente. Una de estas acciones, es la creación del Registro Nacional de Prestadores de Servicios Turísticos, que tiene como objetivo entregar la información oficial a los turistas que viajen por Chile y facilitar el acceso a ésta.

El Director Nacional (S) de Sernatur, Daniel Pardo, cree que “es fundamental contar con un registro único de servicios turísticos donde las y los turistas se pueden informar antes de viajar y así contar con vacaciones más seguras y confiables. Es por eso que Sernatur llama a preferir servicios que se encuentren inscritos en este Registro Nacional del país”, comentó.

En Chile el registro se realiza de manera voluntaria a los 17 tipos de servicios turísticos establecidos en la Ley. Algunos de éstos son las agencias de viajes, los transportes de pasajeros/as,  guías turísticos, los restaurantes y similares, esparcimientos, los alojamientos turísticos y el turismo aventura. En el caso de estos dos últimos, se determinó prioritario su registro, pasando éste a ser obligatorio a partir del 24 de junio de este año.

¿Y qué pasa con el resto de los países? ¿Es voluntario u obligatorio el registro? Conoce algunos aspectos claves de las experiencias internacionales que se dan en América Latina en cuanto a este tema.

Colombia

En aquel país el registro es obligatorio para todas y todos los prestadores de servicios turísticos, como los hoteles, los restaurantes, las agencias de viajes, los guías de turismo, las arrendadoras de vehículos, el transporte especial y los centros vacacionales. Quienes ofrezcan servicios de turismo, deben pagar un impuesto de registro, para realizar la inscripción inicial o hacer la actualización anual del éste.

Quienes no estén en él o lo tengan desactualizado, corren el riesgo de que sean sancionados, ya sea con amonestaciones escritas, multas y hasta con el cierre del servicio. Para cumplir con lo establecido por la Ley, se verifica que los que estén inscritos en el registro sean servicios formales, mediante la solicitud de documentos como la matrícula mercantil de establecimientos, registros de huéspedes y contribuciones parafiscales. Además, se solicitan otros requisitos que varían de acuerdo al tipo de servicio que se ofrezca.

Los servicios turísticos que sí estén registrados pueden obtener distintos beneficios, como descuentos tributarios y préstamos en entidades financieras. Además podrán presentar proyectos ante el Fondo Nacional de Turismo colombiano, e incluso podrán contratar junto con el Estado.

Perú

Allí actividades se rigen por el registro simplificado. De modo que los servicios de turismo que pueden registrarse, lo deben hacer presentando el Registro Único de Contribuyentes (RUC) y la Licencia de Funcionamiento, expedida por los municipios provinciales o distritales para poder iniciar operaciones. En algunos casos, se exige además la autorización sectorial, como ocurre con la actividad de canotaje dado el riesgo que implica, y también con los servicios de hospedajes y restaurantes que voluntariamente consideren ostentar una calificación, como estrellas o tenedores respectivamente.

La subdirectora de normativa y supervisión del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Silvia Olivera, explica el funcionamiento del registro en su país. “Se trató de que el sistema que clasifica a los hospedajes fuera obligatorio, pero no hubo resultados positivos. Así que es voluntario para los establecimientos de hospedajes y restaurantes, a tal punto de que solamente alrededor del 10% del total de establecimientos de hospedaje están clasificados. Al no ser obligatorio, no se clasifican. Y además no les interesan las estrellas”, comenta Silvia.

Para las y los guías de turismo el registro tiene mayores requisitos, ya que para poder ejercer este servicio, se debe contar con una identificación, la que se obtiene mediante el registro. Entre los requisitos para que éstos tengan un carnet, los guías tienen que haber salido de un instituto o de la universidad como licenciados y conocer un idioma, lo que tiene que ser acreditado o en el caso de que no lo esté, efectuar una declaración jurada. “No se dice que es obligatorio. Se dice que para que usted se acredite como guía tiene que cumplir con determinados requisitos. Nadie va a poder ejercer como guía, ingresar a los museos ni nada, si no tienen el carnet. Entonces, eso cae por su propio peso”, comenta la subdirectora.

México

El registro de los prestadores de servicios turísticos es voluntario, y en él se consideran las agencias de viajes, operadoras, minoristas y Subagencias; los hospedajes, campamentos y paradores de casas rodantes; los alimentos y bebidas; las transportadoras turísticas terrestres; las operadoras de buceo; las operadoras de marinas turísticas; y los sistemas de intercambio.

Los requisitos para registrarse dependen de la modalidad de servicio que ofrezca el prestador. Además, se debe realizar un pago de los derechos por la inscripción y expedición de constancias del servicio que se efectúe, cuyo monto depende de la prestación que se haga.

Argentina

A nivel nacional, el registro en el país vecino es sólo para las agencias de viajes, y es obligatorio para que éstas puedan funcionar. Si no se cumple con la Ley 18.829 de agentes de viajes, se arriesga la apertura de un sumario y una infracción.

Cecilia Díaz, la encargada de registro de la Secretaría de Turismo de Argentina, comenta cómo funciona el sistema en el país vecino. “No registramos los hoteles ni otros prestadores de servicios, sólo agencias de viajes a nivel nacional. Tenemos tres categorías de ellas. Una, son las empresas de viajes y turismo, que se conoce como mayoristas, donde se arman sus propios paquetes y se los venden a otras agencias; después están las agencias de turismo, que le compran a mayoristas y le venden al pasajero directamente; y las agencias de pasajes, que son exclusivamente de pasajes”, explica la encargada del registro argentino.

Lo que se debe presentar para el registro es el permiso precario, que es el primer paso para abrir una agencia de viajes. Una vez cumplido con esto, se presentan los papeles de la licencia provisoria, donde se deben incluir los documentos del idóneo, que es el representante técnico del servicio, el que debe estar avalado con un título técnico o universitario.

La Ley de las agencias de viajes funciona a nivel nacional. Junto con esto, cada provincia cuenta con registros autónomos, regulados por la legislación provincial. “Éstos son en cuanto a la inscripción de otros prestadores de servicios. En las regiones inscriben por ejemplo hotelería, transporte y traslado. En algunas provincias esto es obligatorio y en otras es voluntario”, explica Cecilia Díaz.

 

facebook
twitter