Gobierno de Chile

Revista Q: El rincón favorito de Polo Ramírez

DSC_4479

  • Como inigualable, es como este periodista y actual Rey Guachaca, denomina a Puyehue, lugar que se transformó en su preferido. Conoce la mezcla de elementos, que lo maravilló.

Un tipo sencillo, tan así que ello ha condicionado en parte los lugares que ha conocido del país, ya que de ese mismo estilo es el tipo de descanso y de vacaciones que a él le gusta. Pese a conocer Chile desde Arica hasta Punta Arenas, Paulo -más conocido como Polo- se siente en deuda, ya que hay sitios que cree básicos, en donde aún no ha estado. Dice que a sus 46 años, conoce menos de lo que le gustaría y menos de lo que cree que debiera. Pese a eso, el sur para Polo ha sido siempre muy atractivo. Vivió por un poco más de un año en Temuco cuando iba en tercero medio, lo que le permitió recorrer bastante durante los fines de semana y en los periodos más largos de vacaciones junto a su familia. “Allí me enamoré del sur”, cuenta. Y es por eso, que siempre ha vuelto.

De los lugares que has podido conocer de Chile, ¿cuál podría ser como tu rincón favorito, como un lugar más cercano para ti?

-Mi vida es muy simple. Por lo tanto, en los lugares en que realmente me siento bien, son también así. Y en situaciones que no necesitan prácticamente nada más que la naturaleza, la compañía de mi familia y de buenos amigos.

poloEl lugar que me ha llenado más, básicamente por la experiencia que allí he vivido, es Puyehue. Nosotros vamos con un grupo de amigos, más o menos año por medio, a un terreno de una familia que le presta un pedacito de campo a uno de mis amigos, y nos permiten ir también. El lugar es increíble. Hay un bosque, como una línea de árboles que está junto a la playa. Armamos nuestras carpas y nos instalamos.

Es curioso, cuando uno recuerda lo que hacíamos en un día, eran pequeños momentos. Para mí el mejor era cuando nos levantamos bien temprano y con mi señora íbamos a la orilla de la playa bien abrigados, tomándonos un café, viendo como comenzaba el amanecer y aparecía la luz. Ese tipo de momentos que son tan sencillos, te generan una intimidad y profundidad en la relación, entre las personas y con la naturaleza.

Después de que nos levantábamos, yo me dedicaba a cocinar. El tiempo libre era básicamente echarse en la playa a conversar, hablar tonteras, jugar con los niños, andar en kayak, salir a pasear. Cosas tan sencillas como esas, son muy satisfactorias. Ese para mí es el verdadero descanso y sobre todo, porque te permite tener una relación más estrecha con la gente que quieres.

Como además estábamos con amigos, uno podía arrancarse a trotar en grupo. Eso lo hacíamos siempre al atardecer, entonces volvíamos al lago y nos metíamos allí. Esa sensación de libertad y de confianza completa en el ambiente en que tú estás, es inigualable. Un sitio así, uno lo convierte en un lugar que te pertenece y al que uno pertenece.

¿Entonces lo sientes como tuyo?

1POLO-Sí. Si me escuchan los verdaderos dueños sería… jajaja. Sí, es que yo cierro los ojos y digo “a qué lugar me gustaría volver y qué experiencia me gustaría repetir” y es claramente esa experiencia. Me pasó que la primera vez que fuimos, llegó un momento en que dije, ¿en qué trabajo en Santiago?, ¿cuál es mi pega? Me costó acordarme que trabajaba acá en el canal. Y sólo habían pasado tres días. Fue una desconexión completa.

Ahora mis hijos ya están más grandes, pero igual logramos hacer cosas juntos. Sobre todo salir en kayak y tener pequeñas aventuras en distintos lugares, ir a las islas que hay al frente o por un río hacia arriba. Pequeñas cosas que también son súper sencillas, que te permiten establecer otra relación con tu familia.

¿Cómo describirías Puyehue a alguien que no conoce el lugar?

-Puyehue es un lago muy variado en términos del paisaje y de los distintos lugares a los que uno puede llegar. Es el paisaje clásico del sur de Chile, que uno podría llamar de alguna manera el sur profundo. Tienes la presencia de la cordillera, mucho campo y vegetación, con bosques originarios, algunos absolutamente impenetrables y con una intervención humana que es relativamente respetuosa. Es un lugar donde se puede apreciar la maravilla que es el sur de Chile.

Además hay pequeños poblados, como Entre Lagos, que me encanta. Es el pueblo que nos queda más cerca para reabastecernos. Típico que cuando íbamos a comprar pasábamos a una pastelería por un café con un pedazo de kuchen.

¿Qué es lo que hay que comer en Puyehue?

-Yo diría que el salmón, sacado del mismo lago. Fresquísimo. Básicamente a la parrilla, bien aliñado. ¡La verdad es que queda increíble!

Las verduras son bastante buenas también. Uno puede encontrar tomates de verdad, cosa que ya no es tan fácil, y buenas papas. Ese tipo de cosas, uno come harto. Además hay que probar cordero.

¿Qué no se debe dejar de hacer?

-De acuerdo con mi experiencia, ver el amanecer. Hacer el esfuerzo de levantarse temprano, y verlo frente a la inmensidad del lago, con las montañas al fondo. Si te toca un día despejado, es un paisaje inigualable. Además es muy bonito, porque el momento en que empieza a amanecer, como que uno ve el paisaje en blanco y negro por la poca luz, y va tomando color de a poquitito. Va saliendo el sol y se empieza iluminar como del lago hacia ti. Es un momento precioso. Para alguien que le guste el silencio, la tranquilidad, disfrutar de la naturaleza y de la compañía de las personas que más quiere, un lugar así yo creo que es inigualable.

facebook
twitter